Hasta atr谩s de 茅ste restaurante, en una terraza peque帽ita, cuelga un ne贸n rosado y fluorescente: 鈥Poh loh lee adj. Hungry鈥. Pololi es hambriento en hawaiano; tambi茅n聽un lugar, chiquito y ruidoso, para comer pokes en Lomas de Virreyes, mezcla de comida japonesa y hawaiana.聽

pololi

El servicio es r谩pido pero cari帽oso. Eficiente. Paola Garc铆a, la due帽a de Pololi, sab铆a muy bien que si pon铆a un lugar en medio de tanta oficina deb铆a adaptarse a los que tienen poco tiempo para comer. Por eso,聽el horario de Pololi es de lunes a viernes, de 12:30 a 5 de la tarde, con ticket promedio de 170 a 225 pesos. Ideal para los que quieren comer rico, sin prisa pero sin parafernalia, sin gastar tanto y bien atendidos.

El men煤 es cortito. Pokes de salm贸n con edamames y aguacate; hamachi con elote y chile serrano; at煤n con alga y shishimi o tofu con poro, germen de soya y semillas de ajonjol铆.聽Uno tambi茅n puede armar su poke, combinar arroz blanco, integral o kale con at煤n, salm贸n, jengibre, semillas de girasol, ceboll铆n crunchy o salsa ponzu. Entre otras varias opciones que dan lo suficiente para ponerse creativo sin agobiarse demasiado.

pololi

pololi

Otras opciones son cuatro tacos deliciosos, de camar贸n asado, at煤n sellado, salm贸n o hamachi que sirven en un alga en tempura que funciona muy bien como tortilla. Tambi茅n tienen tres burritos, sopa miso, ensalada de alga y edamames asados. Los postres son favoritos y se acaban temprano. Hay helados y enjambres de matcha o el 鈥淧ololi鈥, un pastel de coco, nuez y chispas de chocolate.

Cuando Paola conoci贸 el concepto del poke en un viaje, supo que llegar铆a a M茅xico en cuesti贸n de meses y regres贸 con la idea bien clara de traerlo a la ciudad. En seis meses, y a sus 25 a帽os, investig贸 todo para crear la marca, hacerse de buenos proveedores de ingredientes frescos y buscar local. No hubo inauguraci贸n. M谩s bien un d铆a, cuando ya estaba listo, abri贸 las puertas y comenz贸 a trabajar.

pololi

Con todo, Pololi no es improvisado, es sencillo, que no es lo mismo. Paola es la primera en llegar y la 煤ltima en irse; supervisa a un equipo de seis personas, las mismas desde que empez贸 el restaurante, hace un a帽o. Dice que emprender un negocio es divertido y cansad铆simo, a partes iguales.

La zona ha crecido much铆simo en el 煤ltimo a帽o; cuando Pololi lleg贸 no hab铆an m谩s que un restaurante y una taquer铆a. Ahora la calle es un hervidero de oficinistas y restaurantes para todos gustos y bolsillos. Pololi, con todo y su discreto tama帽o, est谩 lleno. Ya es consentido de la zona, y seguro algo tienen que ver su buen precio, el trato amable y la comida rica. Planean expandirse pronto, en busca de m谩s trabajadores apresurados que quieran comer bien cualquier d铆a de la semana.

.

[snippet id=”47418″]

.

M谩s en Local:

Kumoto: el japon茅s con men煤 omakase en las Lomas