Entrar en La Increíble Librería es como entrar a la cámara de maravillas de dos radiantes y exquisitos coleccionistas. Un bestiario de puros libros favoritos (aquellos que se quieren), artefactos, carteles, juguetes antiguos y nuevos, cuadros, papelería, dulces y sellos. Todo escogido a mano por dos extraordinarios bibliófilos: la coleccionista y editora Selva Hernández (Ediciones Acapulco) y el escritor y diseñador gráfico Alejandro Magallanes.

La increíble librería

“Queremos ser la librería más embrujada y original de México. Libros fantasmas y demonios de libro, aquí”, dicen.

Su “barra de libros” incluye primeras ediciones (firmadas, por ejemplo, por Paz y Borges); reproducciones de códices; la colección completa de la Biblioteca del niño mexicano, de Heriberto Frías, con portadas litográficas de Posada; libros que Dr. Atl dibujaba y encuadernaba a mano; libros raros, extravagantes o bestsellers; los libros más recientes de editoriales independientes (tienen a casi todas); una selección preciosa de libros para niños y, desde luego, los libros favoritos de ambos dueños.

La increíble librería

La increíble librería

El entusiasmo (en el mejor de los sentidos) que se respira allí es por el amor a los libros. No cabe duda que la elección de volúmenes, la disposición de cada librero, de cada cosa, tiene detrás el espíritu de alguien genuinamente enamorado de lo que hace. Y aunque no se conozca la historia detrás del proyecto, queda claro para todos que La Increíble Librería es el resultado de una utopía. Aquí se va a dejarse embrujar por un libro.

La increíble librería

Un verdadero “Coney Island de la mente”, diría Lawrence Ferlinghetti.

.

[snippet id=”39098″]

.

Más en local.mx

Comida corrida de primera en el jardín de Archivo Diseño y Arquitectura